¿Afecta a la izquierda quien esté al frente de la socialdemocracia? La respuesta es NO

Para los que llevan cuarenta años con la calculadora en la mano, sumando concejales o parlamentarios para ser uno más que la UCD primero y e PP después, debe ser importante si está uno u otro. Pero, para la izquierda que quiere acabar con el régimen y sabe que con reformas+reformas no va a conseguirlo, es indiferente que esté al frente del PSOE, Rubalcaba o Zapatero, Díaz o Sánchez.

La socialdemocracia es un baluarte fundamental del capitalismo y buscar pactos con ellos es solidificar un sistema que perpetúa la injusticia y conduce a la barbarie. A partir de ahí, que el candidato sonría más, tenga una dialéctica interesada más “antiderecha” o una lista (breve) de reformas pendientes, no afecta a lo esencial, sino a engatusar con el “menos malo”, algo que practican con la máquina perfectamente engrasada cada vez que lo necesitan.

Pedro Sánchez no tiene valores de izquierda, sino no estaría en el PSOE. No se opone a la presencia de España en la OTAN, ni en la UE, ni al euro, ni a los privilegios a la Iglesia que mantuvo y acordó su partido los 22 años que ha gobernado, apoya con su voto la monarquía, no tiene un matiz siquiera a que el IBEX y la economía de mercado rija la economía.

Los dirigentes de Unidos Podemos ven en el personaje la única alternativa para acabar con el PP y que se gobierne a lo Renzi, Hollande o el amado Tsipras. Se quedaron sin esperanzas de virar la vida para cambiar el mundo, son hijos del pragmatismo, por eso ven con tanta desconfianza movilizaciones como la del sábado 27 en Madrid e intentan descafeinar los objetivos a cuanta reunión acuden. Dicen que para que la gente no se asuste, cosa que ya le ocurrió a ellos.


Visto en Insurgente

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: