Asesinan a dirigente campesino en el Bajo Aguán

 

 El pasado 11 de noviembre Juan Ángel López, fue asesinado en la comunidad de Rigores. En 2012 había sido uno de los testimonios del documental “Bajo Aguán: Grito por la tierra” producido por Alba Sud y la Rel-UITA. 

Crédito Fotografía: Giorgio Trucchi / Rel-UITA

Fuente: Alba Sud

La Plataforma Agraria, una red de más de 30 organizaciones hondureñas, que trabajan a favor de una Reforma Agraria y cambios en las políticas públicas favorables al campesinado, emitió un comunicado en el que daba cuenta del asesinato del dirigente campesino, Juan Ángel López.

En esta declaración se describen los hechos del siguiente modo: “Dos  hombre que se conducían a bordo de una motocicleta asesinaron la noche del martes 11 a Juan Ángel López Miranda, quien fue dirigente de la empresa campesina Isla I del asentamiento Marañones del Movimiento Unificado Campesino del Aguan (MUCA) margen izquierda,  cuando  salía de una iglesia acompañado de otra persona en el barrio Ilanga Viejo de la comunidad de Rigores del municipio de Trujillo, departamento de Colón. El mal logrado campesino recibió ocho impactos de bala en diferentes partes del cuerpo lo que provoco su muerte de manera inmediata”.

A continuación, el texto de la Plataforma Agraria, recuerda quien era el fallecido: “López Miranda era conocido como un destacado dirigente en la lucha al derecho al acceso a la tierra en el Aguán, participó en todo el proceso de
negociación en  el Gobierno de Porfirio Lobo Sosa donde se firmaron acuerdos para adquisición de las tierras en el Bajo Aguán. En septiembre del 2012, la inteligencia militar y algunas instituciones gubernamentales  del Estado intervinieron el asentamiento marañones,  logrando dividir a lo  interno esta organización. Ese mismo año un
pequeño grupo de campesinos que gozaban del respaldo del Ejército  para desplazar a la mayoría de dirigentes que exigían el derecho al acceso a la tierra  y cumplimiento de los acuerdos,  entre los desplazados estaba
López Miranda”.

“En abril del 2013 López Miranda fue víctima de un atentado perpetrado por hombres armados y a  finales de ese mismo comenzó a recibir fuertes amenazas a muerte, hecho que le obligó a solicitar apoyo a organizaciones internacionales defensoras de derechos humanos, para salir del  país y salvaguardar su vida. Pero  recientemente había regresado al país a reencontrase con su familia”.

Participación en el documental de Alba Sud y la Rel-UITA

Juan Ángel López fue uno de los testimonios que contó la situación de conflicto que se estaba viviendo en el Bajo Aguán a causa de la expansión de las plantaciones de palma africana en manos de los grandes terratenientes de la zona en el documental Bajo Aguán: Grito por la Tierra. Este audiovisual, producido por Alba Sud y la Rel-UITA, fue filmado en marzo de 2012 y estrenado ese mismo año, y tuvo un especial repercusión internacional y también en Honduras.

En un comunicado realizado poco después que se conociera la noticia, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras  (COPINH) afirmaba que Juan Ángel López, conocido como Juan Galindo,
“se destacó como dirigente campesino, participando de procesos de lucha por la tierra en beneficio del campesinado de la zona. Había  recibido constantes amenazas a muerte y su caso estaba siendo observado y acompañado por varias organizaciones de derechos humanos que buscaban su protección”.

Así mismo COPINH exigió al Gobierno de Honduras presidido por Juan Orlando Hernández  que “ponga fin a la criminalización, represión, persecución y asesinato de dirigentes sociales, políticos y populares, situación que se
mantiene en total impunidad”.

Por su parte, el Comité de Familiares de Detenidos – Desaparecidos en Honduras, (COFADEH) además de repudiar el asesinato explicó en un comunicado que “Juan Ángel había ofrecido testimonio sobre amenazas, persecución y atentados ante este Comité en fecha 20 de noviembre de 2013. En aquella ocasión la víctima testificó pertenecer al Movimiento Unificado Campesino de la margen izquierda del Río Aguán, donde era presidente de la  cooperativa Cristo Rey, del asentamiento campesino Marañones. Entre otros hechos testificó que el 16 de abril de 2013 sobrevivió a un atentado perpetrado por hombres armados con sus rostros encapuchados. Un ataque similar se repitió el 16 de octubre de 2013, siete días después que el coronel German Alfaro, de la Fuerza Xatruch, y agentes policiales de Yanga Nueva al mando del oficial Antúnez, visitaron la casa de su padre el 9 de octubre con actitud desafiante e inquisidora”.

“En ese contexto de hostilidades –continúa el comunicado de COFADEH– López Miralda decidió abandonar el país después de las elecciones de noviembre de 2013, reingresando por razones familiares en julio de 2014, sin notificar dicha decisión”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *