Dakota Access: desalojan el campamento de resistencia contra el oleoducto

El principal campamento de resistencia de los protectores del agua que se oponen a la construcción del oleoducto Dakota Access, en la reserva indígena de Standing Rock en Dakota del Norte, fue desmantelado este jueves por la Policía.

Este jueves las tropas antidisturbios, apoyadas por Humvees militares de la Guardia Nacional y buldóceres irrumpieron en el campamento Oceti Sakowin en Dakota del Norte, EE.UU., donde manifestantes protestan desde hace meses contra la construcción del oleoducto Dakota Access en la reserva Standing Rock, para detener a los últimos manifestantes que quedaban desde el miércoles y desmantelar el asentamiento.

Dakota Access: desalojan el campamento de resistencia contra el oleoducto
Dakota Access: desalojan el campamento de resistencia contra el oleoducto . Foto: @NoDAPL_

En la jornada del miércoles ya habían tiendo lugar duros enfrentamientos entre policías y manifestantes, donde hubo arrestos y se quemaron varias tiendas. Algunos manifestantes comenzaron a incendiar su campamento antes de la hora límite de evacuación establecida por las autoridades.

Las autoridades federales y estatales habían declarado que el campamento debía ser evacuado este miércoles antes de las 20:00 (GMT), y tras la evacuación no se permitirían nuevas entradas al territorio.

El gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum había afirmado el pasado martes: “lo que pedimos para mañana es que todas las personas que permanecen en el campamento…, queremos asegurarnos de que sepan que tienen la oportunidad de irse voluntariamente, que pueden tomar sus pertenencias y llevarse todo lo que crean que puede ser culturalmente significativo, y que los ayudaremos a seguir su camino si lo necesitan”.

El proyecto del oleoducto supone una inversión de 3.800 millones de dólares y planea transportar petróleo desde el noroeste de Dakota del Norte hasta Illinois, pasando por Dakota del Sur hasta Iowa.

Resistencia

Anteriormente a la nueva interrupción de la Policía los manifestantes habían declarado que no abandonarían el sitio y que se prepararían para un enfrentamiento con la Policía.

Los protectores del agua argumentan que el campamento de resistencia está ubicado en territorio sioux no cedido en el marco del Tratado de Fort Laramie, de 1851, y por lo tanto que tienen derecho a permanecer en sus tierras ancestrales.

Un manifestante que todavía permanecía en el campamento expresó a Democracy Now: “Tengo miedo porque es posible que me arresten y por las consecuencias que pueda conllevar esto, pero creo con todo mi corazón en este movimiento y me arriesgo”.

Las acciones de protesta en la zona se reanudaron después de que el nuevo presidente de EE.UU. Donald Trump ‘resucitara’ el proyecto del oleoducto en el marco de su promesa de dar a la industria petrolera más libertad para expandir sus infraestructuras y, de esa forma, crear más empleos. La construcción del oleoducto había sido frenada por su predecesor, Barack Obama luego de largos meses de reclamos de los defensores del agua.

Los manifestantes se oponen al proyecto de tuberías por la amenaza que éste supone para el abastecimiento de agua de la tribu sioux y sus tierras.

La tribu asegura que el oleoducto está siendo construido sobre una tierra sagrada de nativos americanos y pasará por el lago Oahe, su fuente principal de agua potable.

 

Fuente: lr21.com.uy

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: