Ecuador: Posición del Pueblo Kitu-Kara frente a la coyuntura electoral

  • A las organizaciones nacionales
  • A las organizaciones de base
  • A las organizaciones sociales fraternas

En esta coyuntura electoral los ánimos de las organizaciones sociales y políticas de izquierda se han alterado, se enrarece y confunde el debate. Se dice que el conflicto electoral es histórico y trascendental porque la disputa es entre la izquierda y la derecha, entre la revolución y el retorno del neoliberalismo; y, desde todos los lados nos exigen que tomemo una decisión coherente y contundente. Ahora nos dicen que si queremos democracia y terminar con el continuismo debemos votar por Guillermo Lasso; que si queremos terminar con la dictadura y que los perseguidos políticos salgan libres debemos votar por SUMA-CREO. También hay quienes nos dicen que si somos de izquierda debemos votar por Lenin Moreno; que si queremos impedir el regreso del neoliberalismo, que si somos coherentes tenemos que votar por Moreno para que la “revolución” siga.

¿Cómo llamar a votar por Lasso si, más allá de sus ofrecimientos de consulta previa vinculante, o de no explotar el Yasuní, su programa de gobierno habla de privatizaciones, firmar tratados de libre comercio con EEUU? Es decir, todo aquello contra lo que siempre hemos luchado. Pero también, ¿cómo llamar a votar por Lenin Moreno si en diez años de revolución ciudadana ha enjuiciado y encarcelado a cerca de setecientos de nuestros dirigente y compañeros de base?, ¿cómo votar por quienes han demostrado una voluntad política férrea para desmontar las organizaciones sociales críticas?, ¿Cómo podemos decir que para que no vuelvan las privatizaciones hay que votar por Lenin, si el presidente Rafael Correa ya ha anunciado que privatizará infraestructura recién construidas, el Banco del Estado, empresas públicas como Tame y Flopec; si ya ha comenzado a privatizar las gasolineras de Petroecuador? Por esto y por otras más razones que es necesario evaluarlas crítica y autocríticamente, en esta coyuntura las opciones son mínimas o ninguna.

Podemos vernos avocados a elegir el mal menor, pero eso sería creer que la política se acaba el 2 de abril. Hacer esto sería irresponsable, porque dejamos de pensar las cosas más allá de la coyuntura electoral. Las tensiones y contradicciones, algunas sumamente graves, de nuestro proceso político-organizativo no se resuelven, tal vez ni siquiera aminoren, únicamente decidiendo por quién votar en esta segunda vuelta.

Más allá de las decisiones que cada organización de base de la CONAIE hayan tomado frente a lo electoral, hacemos un llamado fraterno a todos y todas a revitalizar la herencia histórica sobre la que nacimos y a replantear nuestro accionar actual, para esto es necesario debates sistemáticos, serios y sostenidos. La actual situación por la que atraviesa el movimiento indígena y la izquierda ecuatoriana, así como el estado de la crisis que vive el país, nos exigen replantear y fortalecer las alternativas que podemos proponer desde una perspectiva anticapitalista y plurinacional.

En esa perspectiva, la tarea inmediata es re-orientar, desde una perspectiva político estratégica, nuestras actuales luchas: la defensa de los territorios comunitarios en contra de la mega minería, la ampliación de la frontera petrolera; transformación del modelo agrario en base a la soberanía alimentaria y el desarrollo de la pequeña economía familiar  y comunitaria en contra de la expansión agroindustrial; el restablecimiento de un nuevo sistema de educación intercultural bilingüe y revitalización de las escuelas comunitarias; la protección de los recursos naturales; la redistribución del agua; la defensa y fortalecimiento de los Gobiernos Comunitarios y su ejercicios de autoridad territorial y jurisdiccional, contrarrestar la migración campo-ciudad, la libertad de todos los dirigentes procesados y presos, entre otros.

Esto es más posible si pensamos en los escenarios políticos, sociales y económicos que vamos a tener que enfrentar después del 2 de abril. Estas tareas demandan el compromiso y la participación de todos, el movimiento indígena y la CONAIE en especial estamos obligados a dar una respuesta responsable tanto a nuestras organizaciones de base como al país.

Lumbisí, 25 de marzo de 2017

Por el Pueblo Kitu-Kara

Juan Carlos Quispe

Presidente del V Congreso

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: