Las víctimas del ataque con bomba en Kabul no deben quedar en el olvido

Amy Goodman y Denis Moynihan

Un ataque suicida con bomba perpetrado esta semana en Kabul, Afganistán, dejó un saldo de al menos 90 muertos y 450 heridos. La bomba, que estaba oculta en un camión cisterna, probablemente haya sido la mayor que jamás se haya detonado en Kabul. Dejó un cráter de cuatro metros de profundidad e hizo estallar ventanas a más de 1,5 km de distancia. Entre las víctimas mortales se cuentan dos trabajadores de medios de comunicación: Aziz Navin, de la cadena de televisión de cable afgana TOLOnews; y Mohammed Nazir, un chofer que trabajaba para la BBC. El número de muertos sigue aumentando, mientras se siguen hallando cuerpos entre los escombros y algunos de los heridos sucumben ante las lesiones. No se han conocido demasiados detalles sobre los fallecidos. Mientras el atentado con bomba ocurrido en Manchester hace poco más de una semana tuvo una amplia cobertura por parte de las principales cadenas de noticias, que mostraron exhaustivas biografías de las víctimas, en Kabul, donde el número de muertos registrado en el ataque es más de cuatro veces mayor y los heridos se cuentan por decenas, el ataque aparece brevemente en los resúmenes informativos y no se mencionan los nombres de los muertos y los heridos, sino que se los trata como números.Las víctimas del ataque con bomba en Kabul no deben quedar en el olvido

Lotfullah Najafizada, director de noticias de la cadena TOLOnews, dijo en el noticiero “Democracy Now!”: “Eran las 8.30 de la mañana y yo estaba en mi oficina. De pronto se sacudió el edificio. Pensé que era un terremoto. Y, a continuación, hubo una fuerte explosión. Lo que sucedió hoy es definitivamente un ataque trágico y de grandes dimensiones, especialmente cuando la mayoría de las víctimas eran civiles, personas de clase trabajadora”.

Lotfullah contó cómo hallaron a su compañero de trabajo Aziz Navin el miércoles por la mañana: “Tuvimos que ir a buscar su cadáver a mediodía entre otros 50 cadáveres que se encontraban en dos hospitales. La mayoría de los cuerpos estaban incinerados. Y en la mayoría de los casos solo se podía ver partes del cadáver, no eran reconocibles. Fue un ataque muy trágico y brutal”.

TOLOnews fue víctima de un ataque el año pasado, en enero de 2016. El ataque estuvo dirigido contra siete empleados de la cadena, que murieron mientras iban en una camioneta. El equipo de TOLO, liderado por Lotfullah, debatió si debían renunciar a su trabajo para evitar futuros ataques. “Hablamos con todos nuestros compañeros y más del 90% de ellos tenía gran presión de sus familiares para renunciar a sus trabajos. Pero, al mismo tiempo, el 90% de ellos decidió quedarse y nos dijo que debíamos seguir firmes y con mayor dedicación y compromiso que antes”.

El ataque de Kabul del miércoles tuvo lugar en el que se considera uno de los barrios más seguros de la ciudad, donde se encuentran embajadas, puestos de control de seguridad, barreras y muros antibomba. Sin embargo, el tamaño de la bomba y su estallido en una intersección muy concurrida en la hora pico de la mañana provocó muchas víctimas mortales, en su gran mayoría civiles. Cada una de esas muertes es trágica. Debemos saber no solo cuántos murieron, sino también sus nombres, sus historias de vida.

La cobertura mediática del ataque con bomba perpetrado el 22 de mayo en un concierto de Ariana Grande en Manchester, Inglaterra, fue inmediata y exhaustiva. Mientras se daban a conocer los nombres de las víctimas, los medios de prensa, televisión e Internet ofrecían una amplia biografía de cada una de las víctimas. El periódico Manchester Evening News creó un sitio web para recaudar fondos que logró reunir casi 3 millones de dólares para las familias de las víctimas y los heridos en el ataque. Sin duda, es una respuesta adecuada. Debido a la ausencia de una cobertura amplia del ataque de Kabul, no hay expresiones de compasión comparables hacia las víctimas de este ataque. Nunca debería normalizarse la guerra, jamás debería convertirse en algo rutinario. Debemos ver imágenes, solo así la guerra se vuelve inaceptable, intolerable.

Aziz Navin estaba de camino a su trabajo en TOLOnews, donde realizaba tareas de soporte informático. Sabemos por su perfil de Facebook que era un ávido fotógrafo y fanático del equipo de fútbol Liverpool, de Inglaterra. Era estudiante de la American University de Afganistán y también trabajaba como administrador de sistemas en la empresa de alojamiento de sitios web NavinHost. Sus compañeros de trabajo de TOLOnews asistieron a su funeral el mismo día que estalló la bomba y publicaron un artículo acerca de él, con imágenes emotivas del funeral.

El otro empleado de un medio de comunicación que falleció, Mohammed Nazir, fue recordado por un compañero de la cadena BBC, Waheed Massoud, que escribió: “Mohammed Nazir era joven. Tenía cuatro hijos y era el único sostén de su familia. Tenía una sonrisa amable y un carácter afectuoso”.

Los informes más recientes dan a entender que el ataque con bomba en Kabul fue perpetrado por la red Haqqani, un grupo insurgente afgano, con ayuda de los Servicios de Inteligencia de Pakistán. Quizá nunca sabremos quién es el culpable y, lamentablemente, tampoco nos enteraremos de los nombres de las víctimas, ni conoceremos sus biografías. La cita preferida de Aziz Navin, publicada en su página de Facebook, era: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.


© 2017 Amy Goodman

Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *