Nueva victoria diplomática argentina contra los fondos buitre

p { margin-bottom: 0.25cm; direction: ltr; color: rgb(0, 0, 0); line-height: 120%; widows: 2; orphans: 2; }p.western { font-family: “Calibri”,sans-serif; font-size: 11pt; }p.cjk { font-family: “Calibri”,sans-serif; font-size: 11pt; }p.ctl { font-family: “Times New Roman”,serif; font-size: 11pt; }

Comisión
de Derechos Humanos de las Naciones Unidas

Sergio
Ferrari, desde la ONU, Ginebra, Suiza

Apenas
16 días después de la histórica resolución de las Naciones Unidas
(ONU) en Nueva York contra los “fondos buitre”, este último
viernes de septiembre fue el turno de Ginebra. La Comisión de
Derechos Humanos de la ONU que funciona en esta ciudad helvética
condenó la actuación de esos mecanismos especulativos y llamó a
investigar el accionar y las consecuencias de los mismos en todo el
mundo.
La
resolución de la Comisión de la ONU aprobó una propuesta
promovida por los representantes argentinos por 33 votos a favor.
Solo cinco naciones se opusieron, en tanto nueve se abstuvieron.
Ginebra
como Nueva York
Como
“extraordinaria victoria” calificó el canciller argentino
Héctor Timerman esta resolución de las Naciones Unidas que subraya
la decisión de investigar el comportamiento de este mecanismo
especulativo internacional bautizado por los gobernantes
sudamericanos como “fondos buitre”. Constituye “un respaldo a
la Argentina en su lucha por los derechos humanos”, subrayó.
“Argentina
cree firmemente en el multilateralismo” enfatizó el Ministro de
Relaciones Exteriores, en respuesta a este corresponsal, en el marco
de una comparecencia de prensa brindada en el Centro de Conferencias
(Sala III) de la ONU apenas unos minutos después de la decisión de
la Comisión.
Una
resolución “que no acepta que un grupo de países poderosos –los
autodenominados desarrollados- puedan tomar decisiones que
perjudican” a tantos.
Un
problema político y social”
Subrayando,
también, la importancia simbólica y política de la posición de
su país en la principal instancia de los Derechos Humanos de las
Naciones Unidas. “Los fondos buitre no constituyen un problema
económico. Representan un problema político, social, que afecta la
vida de todos los ciudadanos” en muchos países.
Para
pagar a esos mecanismos especulativos, muchas naciones deban desviar
recursos que son fundamentales para la salud, la educación y otros
planes sociales. Lo que significa “una verdadera violación de los
Derechos Humanos” más fundamentales, enfatizó el canciller.
La
decisión de la Comisión que funciona en Ginebra, ratifica, desde
otra perspectiva, la anterior resolución de la asamblea de la ONU.
El segundo martes de septiembre, la propuesta presentada por el
Grupo de los 77 (G77) y China y que había sido promovida por
Argentina, fue aprobada por 124 naciones (contra apenas 11 votos en
contra). La misma define la necesidad “de crear un marco jurídico
para los procesos de restructuración de la deuda soberana”,
estableciendo así un marco político de sanción a la especulación
financiera que tanto ha afectado a numerosas naciones del planeta.
La
decisión de Ginebra de este viernes 25 de septiembre ubica el tema
en el marco de las nefastas consecuencias sociales y humanas
esenciales que tales mecanismos especulativos producen.
“Una
victoria más”, enfatizó el canciller Timerman a este
corresponsal. “Pero que no significa que se cierre el proceso. El
fin de nuestra iniciativa solo se logrará cuando terminemos con esos
fondos que son una escoria”, concluyó.
De
los tribunales, al debate internacional
Cristina
Fernández
En
las últimas semanas, las gestiones de la presidenta Cristina
Fernández de Kirchner en el Vaticano y las iniciativas diplomáticas
tanto en Nueva York como Ginebra significaron una ofensiva de las
autoridades sudamericanas contra los fondos especulativos.
Sacando
el tema del marco puramente jurídico de los tribunales
norteamericanos, para ubicarlo en el centro del debate de la
comunidad internacional. La que no ha dudado en condenar dos veces en
las mayores instancias de la ONU a esas inversiones especulativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *