¿Por qué los gobiernos del G-20 subsidian el cambio climático?

  • Shelagh Whitley es investigadora en el Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI, por sus siglas en inglés) en Londres. Sus estudios se centran en las finanzas climáticas privadas y en modelos del sector privado para el desarrollo. Este análisis fue elaborado en vísperas de la cumbre anual del Grupo de los 20 (G-20), que tendrá lugar el 15 y 16 en Brisbane, Australia.
Análisis de Shelagh Whitley
Los gobiernos del G-20 continúan subsidiando
la exploración en busca de combustibles fósiles pese a los compromisos
de apoyar la transición hacia la energía limpia.

2014 (IPS) – Apenas unos días después de que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) emitiera su alerta más grave en cuanto a que será necesario mantener bajo tierra a la vasta mayoría de las reservas existentes de petróleo, gas y carbón, un nuevo informe revela que los gobiernos están ignorando flagrantemente estas advertencias y continúan subsidiando la exploración en busca de combustibles fósiles.

El informe “The Fossil Fuel Bailout: G20 Subsidies For Oil, Gas and Coal Exploration” (El rescate de los combustibles fósiles: Los subsidios del G-20 a la exploración de petróleo, gas y carbón), elaborado por el británico Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI) y Oil Change International (OCI) , muestra que los gobiernos de ese bloque de 20 países industrializados y emergentes están apuntalando la exploración de combustibles fósiles con unos 88.000 millones de dólares en promedio cada año, a través de subsidios nacionales, inversiones por parte de empresas estatales y finanzas públicas.

Y esta es solo una pequeña parte del apoyo gubernamental total a la producción y el consumo de combustibles fósiles, que se estima en 775.000 millones de dólares al año.

Segundo, hasta ahora solo hubo una aplicación muy limitada de la tecnología de captura de carbono.

El primer y único proyecto “comercial” a gran escala de secuestro y almacenamiento de carbono, lanzado este año en Canadá, depende de subsidios del gobierno y vende el carbono capturado a la industria petrolera, que lo usa para extraer aún más combustibles fósiles. No es un modelo sostenible.

En síntesis: los subsidios a la exploración en busca de combustibles fósiles están alimentando un peligroso cambio climático, este apoyo es cada vez menos rentable, y el petróleo, el gas y el carbón no abordarán las necesidades energéticas de los más pobres y vulnerables.

Los países del G-20 tienen los recursos para financiar una transición hacia la energía limpia. Pueden darle el ejemplo al mundo dejando de destinar subsidios nacionales, inversiones de empresas estatales y finanzas públicas a los combustibles fósiles para usarlos, en cambio, en fuentes renovables y eficiencia energética.

La reunión de los líderes del G-20, en la oriental ciudad australiana de Brisbane, deberá reconocer esto y cumplir con las promesas que ya hicieron. Y erradicar de inmediato los subsidios a la exploración de combustibles fósiles sería el lugar correcto para empezar.

El G-20, que celebrará su cumbre anual en Australia el sábado 15 y el domingo 16, continúa brindando estos subsidios, mayoritariamente ocultos de la vista pública, pese a los reiterados compromisos para erradicar los subsidios a los combustibles fósiles, abordar el cambio climático y apoyar la transición hacia la energía limpia.

Solo los subsidios que el G-20 destina a tareas de exploración prácticamente equivalen al apoyo mundial total a las energías limpias (101.000 millones de dólares), inclinando la balanza hacia el petróleo, el gas y el carbón.

Este informe de las mayores economías del Norte y el Sur en desarrollo sigue a la quinta evaluación lanzada por el IPCC en Copenhague el 2 de noviembre, en que alertaron que el cambio climático amenaza con alteraciones irreversibles para el planeta y responsabilizaron a la actividad humana, con un papel importante de los combustibles fósiles, del problema.

El documento del G-20 muestra que sus  gobiernos gastan más del doble de lo que las 20 principales empresas privadas están gastando en busca de nuevas reservas de petróleo, gas y carbón. Esto sugiere que las compañías dependen del apoyo público para sus actividades de exploración.

Como hallar combustibles fósiles se vuelve cada vez más riesgoso, caro e intensivo en materia de energía, y los precios del petróleo, el gas y el carbón continúan cayendo, lo más probable es que las empresas se vuelvan más dependientes del dinero de los contribuyentes para continuar con sus exploraciones.

Esto también quedó demostrado con el reciente pedido de la industria petrolera y gasífera de Gran Bretaña de mayores reducciones de impuestos para abordar los crecientes costos de operar en el Mar del Norte.

Algunos dirán que, aunque estos subsidios son poco rentables, pueden hacerse excepciones. Después de todo, argumentan, necesitamos combustibles fósiles para brindar acceso a la energía, y podemos seguir quemando petróleo, gas y carbón si acometemos la captura y el almacenamiento de carbono.

Esto simplemente no es verdad. Hacer esto derivará en un peligroso cambio climático, cuyos impactos recaerán primero sobre las personas más vulnerables de los países y regiones más pobres.

Primero, en lo relativo al acceso a la energía, es en realidad mediante la energía limpia que podremos brindar calor y electricidad a los más pobres.

Según la Agencia Internacional de Energía, es necesario que la mayor parte de las nuevas inversiones se destinen a distribuir energía, incluidas las opciones de mini-red y fuera de la red, que por lo general dependen de fuentes renovables. Si los gobiernos del G-20 redirigieran 49.000 millones de dólares al año –apenas la mitad de lo que actualmente gastan en exploración de combustibles fósiles–, podríamos lograr el acceso universal a la energía ya en 2030.

Editado por Phil Harris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *