Por que no voy a votar el día 25 de Mayo de 2014

Lo cierto es que he dejado de  preocuparme,  de ser una “rara avis” que  en ocasiones  levanta la mano para opinar en contra del sentido de la marea.  Y en estas elecciones a la U.E. que solamente se comprenden en clave nacional me toca decidir que hacer y he decidido abstenerme

Hace 5 años, no entendí entonces, cuando Izquierda Anticapitalista se presento a las elecciones europeas para confrontar votos y asentar realidades … frente a la Iniciativa Internacionalista que venia de la ultima batalla en el Tribunal Constitucional para poder presentarse. Que magnifica ocasión para que Willy Meyer se callara la boca…

Tampoco entiendo ese afán de presentarse para contar cuantos vivos forman parte de la organización a toda esa sopa de letras que forman la llamada  Izquierda Revolucionaria  (Partido Comunista del los Pueblos de España , Partido Obrero Socialista Internacionalista, la Unificación Comunista de España ,  defensa animal, etc,) y dicho todo esto desde el mayor de los respectos hacia las personas que integran y/o votan esas opciones.

En estos  5 años  la percepción que tengo  es que las cosas van peor, mucho peor en lo cotidiano, en el día a día.  En el reino de España la victoria del  partido popular ( P.P.)  y las políticas económicas y sociales  puestas en marcha  ha supuesto un empeoramiento de  la calidad de vida de una gran cantidad de personas  que han visto mermadas sus pensiones, su desempleo, sus prestaciones sanitarias, sus becas.

Estas políticas son posibles,  desde la reforma constitucional del 23 de agosto de 2011 impulsadas  desde el Gobierno  del  Presidente  J.L.R.  Zapatero (P.S.O.E.) y abrazadas por la derecha política y económica ( P.P. y U.P.N.)  en el congreso de los diputados  y realizadas con toda crudeza y cinismo por la actual mayoría (P.P.) y con una oposición moderada, muy moderada en el  P.S.O.E.

Algunas  iniciativas radicales que hasta ahora se dedicaban a denunciar la injusticia del sistema electoral, la hipocresía del modelo de participación cada 4 o 5 años , el oportunismo de buscar sólo cargos instituciones y los empleos colaterales que conllevan , y que abogan por la necesidad del trabajo de base con personas de una manera cotidiana en  lugar de limitarse a pedir el voto en las convocatorias electorales .   Colectivos que tanto habían criticado, y con gran parte de razón, que la izquierda institucional española –Izquierda Unida- había abandonado su trabajo de base para dedicarse prácticamente a la labor institucional de  sus cargos y despreciando el trabajo organizativo de la militancia, ahora creaban candidaturas  con la idea de que PODEMOS cambiar las cosas.

Nada mas lejos de la realidad. En este proceso que solo acaba de empezar se pretende unificar “doctrina” desde los movimientos surgidos en el 15M para su aprovechamiento electoral. Su comienzo es precisamente en clave electoral, y es este inicio, el germen que pretende construir – no se sabe bien que – algo para negociar con I.U. en las próximas citas electorales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: