Raúl Zibechi: “Es importante recuperar la calle, volver a tomar la ofensiva”

Ante la avanzada de las derechas nacionales en algunos países de América Latina, la intromisión de los Estados Unidos en los asuntos internos y la clara falta de respuestas concretas al pueblo por parte de gobiernos “progresistas”, el periodista y pensador uruguayo, Raúl Zibechi nos ayuda a retomar el concepto de Estrategias y de consolidar el trabajo de base en lo territorial.

Claramente el mapa de Latinoamérica y sus gobiernos está cambiando, ¿cómo ves esta configuración?

Lo que se alcanza a ver es que el modelo progresista se agotó, en un
punto central: El fin del ciclo de precios altos de las commodities que
permitió mejorar la situación de los sectores populares (integración a
través del consumo), impone un viraje a los gobiernos. O tocan los
intereses de los poderosos o se ven forzados a implementar un ajuste
como hacían los gobiernos neoliberales. Como sabemos, el gobierno de
Dilma Rousseff hizo la segunda opción, al igual que el gobierno uruguayo
y, parcialmente, el de Cristina Fernández. El caso de Venezuela es
diferente y se relaciona más con una pésima gestión del gobierno de
Nicolás Maduro.

Raúl Zibechi: “Es importante recuperar la calle, volver a tomar la ofensiva”
Raúl Zibechi

Es evidente que hay una fuerte ofensiva del capital financiero
internacional, de los Estados Unidos y de otros gobiernos, y por
supuesto de las derechas locales. Pero si no hubiera ese fin del ciclo
de las commodities, estos factores tendrían un peso mucho menor. Hay que
explicar por qué Dilma tuvo un 8% de popularidad durante el año y medio
que gobernó. Y hay que explicar por qué los argentinos votan a un tipo
como Macri, sabiendo perfectamente lo que haría en caso de llegar a la
presidencia.

¿Qué opinión te merecen las medidas tomadas por Macri en estos siete meses en Argentina?

 

Creo que está creando las condiciones para un levantamiento popular
como los que hubo en varias década en el siglo XX en la Argentina, desde
la Semana Roja hasta el 19 y 20 de diciembre de 2001. Mi impresión es
doble. Por un lado, hay una ofensiva muy fuerte contra sectores de
trabajadores y de clases medias que se beneficiaron durante la década
kirchnerista, algo que es muy visible en el ajuste de las tarifas. Si no
me equivoco, esta ofensiva no es contra todo el campo popular sino
diferenciada, porque es probable que intenten mantener ciertos
beneficios que tienen los más pobres, porque en vista de la experiencia
anterior no pueden permitirse que piquete y cacerola vuelvan a coincidir
en sus protestas, o sea sectores medios y sectores empobrecidos.

Pero no debemos contar con que el gobierno actúa de modo inteligente.
Creo que aún es pronto para saber si hay una estrategia detrás de estas
medidas, más allá de lo que tienen de ajuste de la economía y del
presupuesto. Porque también es visible que trabajan muy mediáticamente,
pensando en la imagen, en lo que saldrá en los medios, como actúan los
CEO empresariales. Mi impresión es que es un gobierno débil, aunque tome
medidas fuertes y parezca por momentos muy decidido.

¿Considerás que es necesaria la autocrítica por parte de las
izquierdas? ya que esta nueva configuración que comienza a volcarse
hacia la derecha también es consecuencia de la corrupción, la falta de
soluciones, etc. de estos gobiernos progresistas.

 

Creo que con autocrítica no alcanza. Hay algo mucho más de fondo que
hay que repensar y son las estrategias de largo plazo, porque la
impresión que tengo es que no hay estrategias ni hipótesis fuertes sobre
cómo sería un cambio en nuestras sociedades. La opción electoral es
algo que viene dado, no la veo como algo elegido. Entonces vemos que
hubo una fuerte oscilación entre una tendencia digamos
insurreccionalista, ligada al 19 y 20 de diciembre de 2001, y luego una
deriva electoral muy posibilista, pero sin un debate serio sobre
estrategias.

Por ejemplo, ¿qué sentido tiene hacerse con el gobierno sin proyecto
estratégico, sin posibilidad de controlar los principales resortes de la
economía y los grandes medios?, por ejemplo. En segundo lugar, ¿a qué
tipo de sociedad le apostamos?

El llamado socialismo del Siglo XXI
reproduce el centralismo estatal de la era soviética, aunque no consiga
implementarlo cabalmente, la impresión es que repite el modelo del
socialismo real pero empobrecido porque no hay organismos de poder
popular autónomos, como en algún momento fueron los soviets. Entonces
creo que no alcanza con un balance de lo que se hizo mal y bien, sino
algo diferente, una recuperación del concepto fuerte de estrategia.

¿Qué apreciación te merece la realidad venezolana, el rol de los medios y el papel que los Estados Unidos juega en su rumbo?

Sin duda Estados Unidos juega el papel desestabilizador más
importante. Los medios están subordinados a esa estrategia
desestabilizadora. Pero hay que ir más a fondo. Para los estrategas
yanquis el Caribe es un mar cerrado bajo su dominio y eso incluye además
Centroamérica, Colombia y Venezuela. En esa región no se admiten
disidencias, ni grandes ni pequeñas como lo demuestra la historia del
Siglo XX donde no sólo se agredió a Cuba y la Nicaragua sandinista sino
todo intento de independencia de la superpotencia. Venezuela es la mayor
reserva petrolera del mundo y eso no es algo que el imperio vaya a
dejar librado a la voluntad de los venezolanos. Claro que el proceso
bolivariano le dejó servido en bandeja la desestabilización al imperio,
por la pésima gestión estatal, de la propia PDVSA cuya producción está
estancada, además de la brutal corrupción y el manejo inadecuado de las
empresas estatales.

¿Con respecto a Bolivia, cómo ves el actual panorama en la relación entre los movimientos sociales y el gobierno de Evo Morales?

 

En la última década Bolivia ha registrado un desempeño económico
notable. Como en toda la región se basó en la exportación de materias
primas y ese es el punto débil del progresismo. La peculiaridad de
Bolivia es que el gobierno y los movimientos tuvieron una ruptura en
torno a la construcción de una carretera que iba a pasar por un parque
nacional y territorio indígena, conocido como TPINIS. A partir de ese
divorcio se producen una creciente distancia entre ambos que sigue su
curso y ahora el gobierno cometió un error grave: someter a referendo
una nueva reelección de Evo cuando nadie lo estaba pidiendo. Para la
mitad del país suena un poco exagerado que un presidente pretenda estar
20 o 25 años en el gobierno. No puede creerse que no haya recambios y la
derrota en el referendo fue mal leída por el gobierno que viene
perdiendo en lo que fueron sus bastiones, como El Alto.

Es fundamental reagrupar y rearmar el campo popular… ¿ves como
una alternativa real que este pase de la calle y el reclamo a una
propuesta electoral, heterogénea y plural que rompa los bipartidismos?

 

Es importante recuperar la calle, volver a tomar la ofensiva. La
unidad orgánica no la veo como una necesidad imperiosa, aunque la
coordinación de las luchas es imprescindible. Hoy lo que estamos viendo
es lo primero, la movilización.

Luego veremos hacia dónde quiere ir la
gente. Lo que no comparto es que la gente lucha para luego votar. ¿A
quién? ¿Para que vuelva Cristina? ¿Para que gane una opción un poco más a
la izquierda? ¿Para seguir cultivando soja?

Miramos la última década y pensemos que se dilapidó mucha, pero mucha
fuerza por meternos en las instituciones, por apostarle todo a una
elección desarmando lo que hay en los barrios y pueblos. Si me dicen
vamos a las elecciones, te digo, bueno pero primero vamos a discutir una
estrategia, un camino real y posible para cambiar el país no para poner
parches.

El caso de Brasil es un claro ejemplo de que la derecha vuelve
al ruedo con los golpes de Estado, con las posibilidades de dejar
truncas experiencias progresistas…. ¿cómo analizás las denuncias contra
Dilma y la alta imagen positiva de Lula?

Son cosas diferentes. No creo que haya habido un golpe de Estado.
Esto es otra cosa, quizá mucho más perniciosa. Pero un golpe es la
interrupción violenta de la legalidad y acá no hubo nada de eso. Lo que
hay son mecanismos destituyentes legales aunque no legítimos. Pero esa
es la forma. El fondo es que se fraguó una alianza entre la burguesía
brasileña y la mundial, las clases medias urbanas y el empresariado en
general, contra el gobierno del PT. ¿Por qué? Porque es en ese momento
cuando la mayoría de los llamados golpistas habían gobernado junto a
Lula y Dilma.

El relato de ellos es que Dilma gobernó mal porque rompió los puentes
con el empresariado y el sector financiero, afectó sus intereses, y
así. Pero eso no resiste el menor análisis. En mi opinión, lo que hubo
es el comienzo de un desborde de abajo, popular, negro, juvenil, de las
favelas incluso. Eso fue junio de 2013, 20 millones de personas durante
tres semanas en las calles (!!!), en 353 ciudades de Brasil. Algo nunca
visto. Luego la huelga de los recogedores de basura de Río de Janeiro
que ganan por goleada, son negros y pobres en su mayoría. Luego los
jóvenes que ocupan los shoppings bailando y desafiando (rolezinhos les
llaman), la respuesta de las favelas a los asesinatos de la policía, y
así.

Lo que sucedió es que el PT ya no pudo controlar a los de abajo y
arreció la lucha de clases. En 2013 hubo 2.050 huelgas, récord
histórico, y fueron de las camadas más bajas de la clase obrera,
servicios mal pagos y frigoríficos. Este año hubo más de 500 colegios
ocupados por estudiantes y profesores. O sea, el 1% de los más ricos
decidió que ya no va más, que esto es el colmo. En fin, la lucha de
clases es la que manda y ante eso el PT no estuvo a la altura.

Entrevista realizada por Julia Giuliani / Secretaria
de Comunicación y Difusión de la CTA Río Cuarto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *