Se cancelan inversiones en México por efecto Trump, afirma el Ceesp

  • Lamenta incertidumbre por políticas que la Casa Blanca aún no ha concretado
  • En el país, indicadores de confianza de empresarios y consumidores siguen deteriorándose

En México comienzan a cancelarse o retrasarse inversiones extranjeras aun cuando no se han concretado las políticas anunciadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

A ello se suman la incertidumbre y preocupación por los cambios a las reglas comerciales del país vecino, que pueden afectar los flujos comerciales de México, así como la normalización de la política monetaria estadounidense a un ritmo más rápido de lo previsto, lo que puede limitar las condiciones financieras globales.

Ante ello, el Ceesp sentenció que estabilizar las expectativas económicas y reducir las correcciones a la baja del crecimiento económico de México e incluso comenzar a revertirse en los meses próximos “dependerá, en buena medida, de la respuesta que tengan las autoridades mexicanas a las presiones del exterior”.

Por el momento, indicó, no se puede anticipar cuál será el impacto real de las políticas de Trump, y eso ocasiona que haya un margen amplio entre el pronóstico de crecimiento más alto y más bajo.

El problema es que “sin concretarse las políticas anunciadas por Estados Unidos comienzan a percibirse efectos negativos en temas como la inversión extranjera directa, como refleja la cancelación o retraso de algunos flujos de capital al país hasta no tener mayor claridad en las decisiones del Congreso estadounidense”, puntualizó.

Hizo hincapié en que hasta el momento la mayoría de los indicadores económicos de México y el mundo muestran señales de mejor desempeño, pero no ocurre lo mismo con las variables de percepción. En el caso de la economía nacional, enfatizó, “se siguen deteriorando significativamente”.

Así lo muestran los indicadores de confianza de empresarios y consumidores, ya que prevalece la preocupación sobre la dinámica de inversión, pese a que los datos indican que hubo una mejora al respecto al cierre de 2016.

Ventas al menudeo, crédito bancario, exportaciones e incluso empleo tuvieron tasas de crecimiento, aunque en este último caso el Ceesp dijo que, aunque “la masa salarial aumenta por un mayor número de trabajadores, la precarización del entorno laboral sigue siendo factor que podría estar limitando una mayor dinámica del mercado interno”.

Consideró que México podrá impulsarse, porque la economía de Estados Unidos muestra una recuperación gradual. Se prevé que crecerá 2.3 por ciento en 2017 y más en 2018, tras el aumento de apenas 1.6 en 2016, el más bajo del último quinquenio.


Susana González G. /La jornada

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: