Violencia disminuye bajo el modelo nórdico: porqué el silencio de los medios?

Una nueva investigación demuestra que la violencia disminuye bajo el modelo nórdico: porqué el silencio de los medios?

Probablemente no hayais oído hablar de la más reciente investigación sobre prostitución en Noruega. Está disponible en noruego desde el verano pasado, cuando unas pocas personas pro-prostitución escribieron sobre el tema, aunque casi nadie advirtió la publicación inglesa del informe. Ahora que lo he leído entiendo el silencio de los lobbistas pro-trabajo sexual y el de los medios liberales a quienes normalmente les encantan los comunicados de prensa que odian a las activistas antipornstitución.

“Aventuras peligrosas: Un informe sobre la violencia a la que las mujeres en prostitución están sujetas” me fue presentado como prueba de que la penalización de los puteros aumentó la violencia contra las prostituidas en Oslo. El periódico noruego The Local informó sobre la investigación y sumisamente presentó los resultados subrayados por los investigadores de reducción del daño de ProSentret.

“Anniken Hauglie (Partido Conservador) pidió la revocación de la ley después de que el centro municipal para prostituidas, ProSentret, divulgara el viernes un informe, detallando las degradación de las condiciones para los “trabajadores sexuales” en la capital.”.
‘La realidad es que la ley dificultó la situación de las mujeres en la prostitución,‘ dice Hauglie.
 
 
La investigación de 2012 es comparada con la de 2008 y la conclusión es que en 2008 el 52% de las prostituidas en Oslo dijeron que fueron victimas de violencia y el 59% en 2012. Un aumento de 7% no es un gran salto pero cualquier aumento de la violencia contra las mujeres tiene que ser tomado seriamente.
 
Afortunadamente el aumento de la violencia contra mujeres prostituidas es mentira.

 
MENTIROSOS!
 
Varias confusiones y omisiones fueron empleadas para inventar la mentira, pero la primera manipulación fue aceptar una definición de violencia que equipara cualquier acto de abuso verbal (aumento del 17% desde 2008) y arrancado de cabello (aumento del 167%) a ser golpeada con el puño (disminución del 38%) y violación (disminución del 48%).
 
Escribí que desde el modelo Nórdico las violaciones de mujeres prostituidas disminuyeron casi a la MITAD en Oslo? Oh si, lo escribí.

ProSentret no considera que la disminución a la mitad de las violaciones merezca ser señalada y pienso que esas son noticias terribles. También pienso que la violencia proxeneta esté reducida a la MITAD desde 2008 debería ser gritado a los cuatro vientos, al igual que la disminución de la violencia de puteros habituales en el 65% y la disminución del 60% de la violencia por parte de hombres desconocidos en coches.

Los daños visibles disminuyeron de una tercera parte de la muestra a una cuarta.

Otra cosa que cambió es que el número de las que han sufrido violencia de desconocidos en un coche bajó de 27% al 11%.

También vemos una reducción de la violencia por parte de puteros habituales de 20% al 7% y del 14% al 7% por el proxeneta.

Con las reducciones dramáticas en violencia seria en la investigación una se puede preguntar de donde viene el alegado aumento del 7%. La respuesta está en el asedio verbal y las agresiones físicas menores porque no se hace ninguna distinción entre palabras groseras y golpes.

 

A los reduccionistas les gusta hablar de como la prostitución bajo techo es mas segura respecto a la prostitución en la calle, y en algunos aspectos así es, pero la investigación describe un escenario contrario sobre la violencia interior. Las feministas han estado en una larga misión de concienciación de que las mujeres son más atacadas en sus casas por hombres que conocen que en publico por desconocidos. Porqué estar en un prostíbulo con un putero es súbitamente un sitio donde se espera que existan menos violaciones si dentro nunca es mas seguro para las mujeres?

La investigación apoya la reconocida verdad feminista de que las mujeres son violentadas cuando son encarceladas en el interior con hombres llenos de su derecho percibido de controlar a las mujeres. Los hombres más violentos son “clientes desconocidos” y las mujeres a quienes imponen la peor violencia sexual son a las mujeres tailandesas en el interior, y además son el único grupo que denuncia violencia de los proxenetas (11%).

En este grupo encontramos la mayoría de entrevistadas que dicen que fueron amenazadas/forzadas a sexo no consensual. Mientras el 27% de  la muestra total dijeron que fueron expuestas a este tipo de violencia, 45% de este grupo la vivió. En este grupo vemos también la mayor parte de robos (30%) y amenazas con armas (40%). Además el 20% de este grupo dice haber sido violada. Las prostituidas en el interior son sexualmente agredidas por sus puteros más que las prostituidas en la calle, quienes son en ultima instancia abusadas mas frecuentemente pero no más violadas o robadas.

Las prostituidas en el interior son sexualmente agredidas por sus puteros más que las prostituidas en la calle, quienes son en ultima instancia abusadas verbalmente mas frecuentemente pero no más violadas o robadas.

La información sobre la violencia en el interior vs en el exterior también refuta la frase común que como ahora es un “mercado de compradores”, las mujeres prostituidas se ven perjudicadas por la falta de tiempo de negociación. Las callejeras sufren esencialmente abusos verbales y violencia física menor que non son violaciones en las negociaciones sobre el acto sexual mientras las prostituidas en el interior, con los supuestos lujos de pre selección y tiempo ilimitado para negociar son menos capaces de defenderse de robos, violaciones, amenazas y imposiciones por parte de los puteros para que tengan sexo con el que no estan de acuerdo.

Poner toda la atención en como las mujeres prostituidas negocian nos distrae del cuestionamiento sobre las motivaciones varias de los hombres inductores-negociadores. Es de sentido común que un hombre que quiera una mamada rápida de una callejera esta emocionalmente y financieramente menos investido en su “derecho sexual” a la prostituida respecto a un hombre que prepara un pago para una hora a solas con una prostituida y trae un plan de juego de 60 minutos de cumplimiento de su fantasía.

MORDEDORES!

Permítanme que les llame la atención sobre algunas mierdas raras que podeis no haber visto en las estadísticas tsunami de arriba:

Las mordidas casi triplicaron (del 6% al 15%)
El arrancamiento del cabello casi triplicó ( del 12% al 32%)

He vivido en la ciudad de Nueva York y San José, Costa Rica, lo que significa que he sido acosada verbalmente y he sufrido contacto no deseado de transeúntes desconocidos más veces de lo que puedo contar. Nunca me han mordido ni me han tirado el pelo. Eso no es comportamiento de acosador pasajero, es comportamiento de putero. La información originalmente divulgada en el estudio de 2008, pero repetida en el informe de 2012, proporciona una pista de por qué se produjo un salto en la violencia por actos sexuales menores.

“La mayoría de las mujeres que dijeron que buscarían ayuda para protegerse contra la violencia dijeron que llamaron o amenazaron con llamar a la policía cuando se encontraban en una situación peligrosa o amenazante. Esto a menudo asustaba a los clientes y a otros que estaban actuando de forma  amenazante / violenta. “

Los lobbistas pro-prostitución dicen que los hombres están pagando por el derecho al sexo y no por el derecho de abusar de las mujeres. Los puteros no muestran una comprensión de esa diferencia, y por eso dejar que los hombres paguen por el sexo y luego tratar de marcar una línea al abuso está condenado al fracaso. Los hombres que pagan por el derecho de abusar de las mujeres han cruzado esa línea, no hay término medio para la serie de abusos pagados, especialmente cuando el BDSM [Bondage y Disciplina, Dominación y Sumisión] infligido a las mujeres es culturalmente aprobado como sexo y no como abuso.

Las feministas radicales saben que la prostitución es sexo coaccionado, o sea, violación. Observamos que la mayoría de las víctimas de violación son adolescentes abusadas por hombres mayores y reconocemos los mismos patrones demográficos en la prostitución. Al igual que con la violación, el aspecto sexual del crimen desencadena tantos prejuicios culturales que el hecho de que el núcleo del crimen es la violencia masculina a menudo es despreciado. La reducción de Oslo en la violencia severa combinada con el aumento en la violencia de frontera más personal como morder y tirar del pelo es un recordatorio que, como con otros tipos de violación, el sexo es la herramienta preferida de violación, pero la propia violación es el punto principal.

Las mujeres prostituidas en Oslo están alterando efectivamente el comportamiento de los puteros violentos amenazando con llamar a la policía, y los puteros están respondiendo bajando su violencia a un nivel inferior al umbral que desencadenaría esa respuesta. En lugar de violación y agresión grave, los puteros se han movido a realizar más sus ataques verbales aunque siguen mordiendo y tirando cabello sabiendo que estos no resultarán en una llamada a la policía.

En esta nota, vamos a seguir con lo que el informe nos dice acerca de la policía y las prostituidas.

POLICIA!

El abuso policial de mujeres prostituidas es un problema. Algunos estudios afirman que hasta el 30% de la violencia contra las mujeres prostituidas puede venir de agentes de policía. La abusividad de la policía es frecuentemente citada por los reductores de daños como una razón para legalizar el uso de la prostitución a los hombres. ProSentret da gran importancia al hecho de que las mujeres prostitutas están denunciando menos violencia porque lo entienden como una consecuencia de que las prostitutas confían menos en la policía, pero en realidad se debe a la gran caída en la violencia severa.

“Si miramos la asistencia de la policía, atención de emergencia, Pro Sentret y Nadheim, vemos aproximadamente la mitad de las que han recibido apoyo en el estudio de 2012 en comparación con el estudio de 2007/08”.

Aproximadamente la mitad del número de personas que reciben apoyo coincide en el hecho de que las violaciones y la violencia del proxeneta disminuyeran a la mitad.

Según sus propias cifras, desde la adopción del modelo Nórdico, las prostituidas son un 41% menos propensas a buscar ayuda de la policía, pero son 54% menos propensas a buscar ayuda de ProSentret! Al parecer, las mujeres prostituidas de repente están aterrorizadas por el personal de atención de emergencia, porque la búsqueda de ayuda de ellos disminuyó un gran 79%.

Si no reconoces las enormes reducciones en la violencia severa entonces estos cambios son tan alarmantes como lo hace ProSentret. En combinación con la prostitución callejera bajando por lo menos un 50% entre 2008 y 2009 y la prostitución interior disminuyendo un 16% en el mismo año, la fuerte caída de las mujeres prostituidas que denuncian violencia es algo que celebrar.

El estreñimiento ideológico de ProSentret no les permitirá admitir la enorme reducción de la violencia severa que sus propios datos muestran.

“Muchas de las acciones de las mujeres se deben probablemente al temor a los prejuicios de la policía, al sistema de justicia y a los servicios de salud. El doble estigma como víctima de la violencia y de la prostitución puede ser una pesada carga que soportar. Otras razones podrían ser, entre otras cosas, la falta de conocimiento de la policía y de la denuncia de la violencia en Noruega, el temor de que la policía haga cumplir otras leyes contra las prostituidas, la falta de confianza en la policía o que las mujeres por alguna otra razón no desean presentar acusaciones.”

Las personas que hacen del abuso policial a las “trabajadoras sexuales” su bastión pueden encontrar instructivo el hecho de que ninguna de las violencias denunciadas por las 123 mujeres prostituidas fue achacada a la policía noruega, ni siquiera un caso de abuso verbal. Otro punto para el modelo nórdico.

Raramente un grupo de activistas pro-prostitución elige ser ignorante de forma tan evidente al ignorar los datos de su propia investigación. Tomad nota, no es inaudito; la investigación sobre Nueva Zelanda recogida por el lobby de la prostitución no reclamó ningún cambio en la prostitución callejera en su sumario oficial pero enterrada en la Sección 8 se encuentra la verdad de que las prostitutas callejeras de Auckland mas que se duplicaron desde la legalización.

Es una clara mentira  tomar la información presentada en “Dangerous Liaisons” y llegar a esta conclusión:

“Nada en los estudios que hemos realizado entre las mujeres y los servicios de apoyo sugiere que la criminalización de los puteros haya protegido a las mujeres de la violencia de sus puteros, sino que las mujeres están protegiendo a los puteros de la policía”.

¡CONCLUSIONES!

Las palabras finales del informe declaran:

Esto será realizado por el Pro Sentret:

• Organizar cursos prácticos sobre la violencia en la prostitución y la violencia en relaciones íntimas con enfoque en el conocimiento sobre la violencia, consejos prácticos e información sobre las ofertas de ayuda. Los cursos se organizarán en cooperación con el Centro de Crisis de Oslo y un proveedor de cursos de autodefensa.

• Elaborar y distribuir material de información adaptado a los usuarios de Pro Sentret sobre la violencia, los derechos y consejos sobre cómo mantener su propia seguridad.

En otras palabras, el objetivo de ProSentret es construir mejores putas. Prefiero otras soluciones.

El modelo nórdico funciona y debe seguir manteniéndose. Si ProSentret y otros grupos de derechos de los “trabajadores del sexo” se niegan a incorporarse a la abolición de la esclavitud basada en el sexo son necios, pero son necios que podrían estar haciendo algo más por las mujeres prostituidas dentro de su sistema de creencias.

Lo primero que pueden hacer es rastrear activamente a los puteros de forma más eficiente. Los puteros desconocidos cometen la mayor cantidad de violencia y la confianza pasiva en los informes  de las sobrevivientes de la violencia de los puteros no es suficiente. Hay espacio para que tanto la policía como las organizaciones sin fines de lucro estén recolectando información sobre puteros desconocidos a su propia manera.

A continuación, pueden trabajar para lograr una amnistía garantista para las víctimas extranjeras. No conozco cómo Noruega trata a las inmigrantes víctimas de la trata, pero no tengo ningún problema en creer que se puede hacer más para protegerlas de la discriminación y la deportación.

Mi tercera y última sugerencia es que las organizaciones de reducción de daños enseñen a las mujeres prostituidas que cualquier violencia infligida a ellas es importante. Morder y tirarles del pelo casi se ha triplicado, pero denunciarlo no. Los puteros serán tan violentos como puedan eludir las consecuencias, por lo que tenemos que seguir empujando hacia atrás el umbral de aceptabilidad.

En realidad, los investigadores sinceramente intentaron honrar las defensas psicológicas de las mujeres prostituidas al distinguir las categorías de “violación” y “amenazadas / forzadas a sexo que no se acordó” en reconocimiento a lo que muchos no llaman violación si no hay agresión que acompañe la violencia sexual. Incluyen este comentario sobre las diferencias culturales en la definición de la violencia:

“Pro Sentret sabe que en general muchas mujeres extranjeras expresan tanto el dolor físico y psicológico de manera diferente que las mujeres noruegas. Es posible que algunos no reconozcan su manera de expresar dolor en las opciones del estudio.”

Es obvio que los investigadores de ProSentret se preocupan por las mujeres que sirven, solo deseo que puedan proyectar esa preocupación a los millones de mujeres que nunca verán y las generaciones de prostituidas que vendrán después de la actual si no tomamos una posición ahora.

Como dije al principio, la investigación de Oslo apenas ha hecho mella en los canales de medios pro-prostitución. Los habitualmente locuaces lobbys de la prostitución lo han leído y han mantenido sus bocas cerradas. Creed mejor que si el informe contuviera pruebas sólidas de que el modelo nórdico conduce a más violencia, entonces sería tan popularizado como ese estudio que afirma que las «pornstitutas» de profesión son más felices que las mujeres promedio. Ahora ya sabéis sobre ello, y ahora sabéis por qué el grupo de presión de la prostitución prefiere fingir que no existe.

Existe y prueba que las abolicionistas tienen razón. Ahora no dejemos que lo olviden.

Samantha Berg se puede leer en Genderberg, Johnstompers, y en hilos de comentario en todas partes.

Meghan Murphy
FOUNDER & EDITOR

MEGHAN MURPHY ES UNA ESCRITORA Y PERIODISTA FREELANCE. TIENE UN PODCAST Y ESCRIBE  SOBRE EL FEMINISMO DESDE 2010 Y HA PUBLICADO TRABAJO EN NUMEROSAS PUBLICACIONES NACIONALES E INTERNACIONALES, INCLUYENDONEW STATESMAN, VICE, AL JAZEERA, THE GLOBE AND MAIL, I-D, TRUTHDIG, Y MÁS. MEGHAN COMPLETÓ UN GRADO DE MASTER EN EL DEPARTAMENTO DE GÉNERO, SEXUALIDAD Y ESTUDIOS DE MUJERES EN LA UNIVERSIDAD SIMON FRASER EN 2012 Y VIVE EN VANCOUVER, B.C. CON SU PERRO.

 

Fuente: 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: